Conseguir emocionar con tu historia no es la parte difícil

Hoy, mientras navegaba por el mundo internetero, sin rumbo fijo pero con una idea en la cabeza, me he dado cuenta de una cosa.

Una cosa que se repite.

Y he llegado a la siguiente conclusión:

conseguir que alguien se emocione con tu historia no es la parte difícil.

Esa es la fácil.

Y es raro porque la mayoría de los negocios que ves por ahí se empeñan en hacer difícil lo fácil.

Y claro, así emocionan menos que un código de barras.

Eso de “Con más de 35 años de recorrido, XXX Abogados siempre ha tenido el mismo objetivo: encontrar la mejor y más rápida solución a los problemas legales de nuestros clientes. Para ello contamos con un equipo internacional de más de 100 profesionales…” es un auténtico tostón.

Que alguien te cuente su historia de esta manera es más aburrido que un partido de ajedrez transmitido por radio.

Nadie habla así.

No es natural.

Suena forzado.

Ahora viene la parte difícil.

Evidentemente, para los negocios que hacen lo fácil difícil…

…lo difícil será todavía más difícil.

Esta parte tiene que ver con que el cliente quiera sacar la tarjeta.

Que le emociones tanto con tu historia que entienda que lo entiendes de verdad.

Que dé un paso al frente.

Que te elija a ti y no a otro.

Para empezar por lo fácil…

…y acabar con lo difícil, tengo un curso:

Curso de storytelling disruptivo para generar ventas

Nuria León. 

Scroll Up