Cómo despertar curiosidad y un oso en monociclo

Hace un tiempo vi una entrevista de Naval Ravikant.

Un tipo «raro», al que llaman «El Buddha Tecnológico».

Este empresario hizo viral su filosofía de vida en un hilo de Twitter.

Tanto que sacó un libro a raíz de esos tuits.

 

Hay una razón por la que la gente se enganchó tanto a esa Tweetstorm.

Una razón sencilla.

Y que comenta al principio de la entrevista:

«Cuando vas al circo y ves un oso, eso es algo interesante. Y si ves a un tipo en monociclo, también es interesante. Pero ver un oso en un monociclo es realmente interesante».

 

Cuando aprendí esto, decidí aplicarlo a mi negocio.

Lo probé una vez.

Otra vez.

Y otra.

Y funcionó.

Hoy lo sigo utilizando porque sigue funcionando.

Es una lección poderosa.

Cuando combinas cosas que se supone que no debes combinar (como Bruce Lee, maestro de artes marciales y pensamientos filosóficos), el bichito de la curiosidad se despierta.

 

Despertar la curiosidad de tu cliente no es tan difícil como la mayoría se piensa.

El ser humano es curioso por naturaleza.

Somos curiosos por instinto.

Claro que primero hay que entender cómo se hace.

Y esta es solo una de varias técnicas para despertar la curiosidad que explico en mi curso de storytelling disruptivo.

Concretamente en las páginas de la 55 a la 58.

Luego de la 134 a la 137.

Curso de storytelling disruptivo para generar ventas

Nuria León.

P.D. “Nada desencadena la curiosidad en la audiencia como una buena historia. Nada inspira mejor una historia que los resultados de la curiosidad”. Brian Grazer.

P.D. Ea! Ya puedes bichear los tuits de Ravikant.

Scroll Up