storytelling marketing digital estrategia comunicacion contenidos redes sociales online marca blog nuria leon

¿ESTÁS CONTANDO LAS HISTORIAS QUE TE CONECTAN CON TUS CLIENTES?

Descárgate GRATIS mis 5 plantillas de storytelling favoritas que podrás usar de inmediato para inspirarte y empezar a contar tus mejores historias, esas que te conectan con tus clientes.

5 Elementos Para Hacer Storytelling De Marca

¡Escúchalo en Spotify, Google Podcasts o Apple Podcasts!

¡O si lo prefieres puedes ver el vídeo en Youtube!

¿Has presenciado alguna vez un elevator pitch? ¿O quizá has visto una charla TED? Yo he experimentado ambas y te puedo decir con certeza que las únicas que recuerdo tenían una cosa en común: contaban una historia.⠀

Durante mi época en el equipo de traductores de las populares Ted Talks, escuché y traduje muchas pero que muuuchas charlas. Pronto me di cuenta de que todas ellas hacían uso del storytelling para entregar la información de manera más digerible. 

La historia funcionaba como pegamento para que esa información o idea que se acababa de compartir se quedara grabada y pegada en nuestra memoria.

Me puse a investigar, a visualizar todas esas conferencias, también entrevistas donde se hablaba de storytelling, y todas ellas compartían ciertas claves, ciertos puntos en común. Es precisamente eso lo que estás a punto de descubrir ahora. 

La Fórmula del Storytelling

¿Te has preguntado alguna vez qué es eso que tienen algunas personas que cuando hablan todos escuchan? Es una magia invisible, placentera y atrayente a la que me gusta llamar aroma a café.

Esta magia no es para unos cuantos y nada más. Se puede trabajar. 

Aquí te muestro un breve resumen de los 5 elementos necesarios extraídos de profesionales de la literatura, el marketing, la publicidad y el cine para que empieces a trabajar tu magia. 

 

Elemento 1: Conoce a tu cliente

Antes de empezar a crear contenido y contar historias para vender nuestro producto o servicio, necesitamos conocer quién necesita nuestro producto o servicio. Y es que le vamos a hablar a él y le vamos a hacer el héroe de nuestra historia.

 

Conocer a tu cliente es conocer al personaje principal de tu historia.

¿Cómo podemos conocer a nuestro cliente ideal? Imagina que eres una compañía de cosméticos y uno de tus productos es una crema rejuvenecedora anti-edad.

Puedes empezar respondiendo a estas 4 preguntas:

1. ¿Quién necesita mi producto? Por ejemplo, mujeres de 35 a 70 años (mi ejemplo está basado en la suposición. Recomiendo que investigues a fondo la respuesta).

2. ¿Qué problemas o desafíos tiene quien necesita mi producto? Esos problemas se llaman arrugas, esas que suelen aparecer en la cara a la altura de los ojos (las famosas patas de gallo), en la frente, alrededor de los labios…

3. ¿Qué metas quiere alcanzar quien necesita mi producto? El objetivo es minimizarlas y tener un aspecto más juvenil.

4. ¿En qué momento se encuentra mi cliente con respecto a mi producto? No es lo mismo dirigirse a una joven de 35 años que acaba de darse cuenta que le han salido unas arruguitas que a una persona que ya es consciente de ese «problema». La manera de enfocar la historia y los contenidos varía según el grado de consciencia y conocimiento del problema y las posibles soluciones que tenga el cliente.

 

Elemento 2: Hazle una promesa

Dice Seth Godin que hacer una promesa y mantenerla en el tiempo es una excelente manera de crear marca. Y tiene toda la razón

Sin embargo, hacer una promesa va más allá de decir yo hago esto y punto. Hacer una promesa a tu cliente es decirle tú vas a conseguir eso porque yo te voy a ayudar con esto que hago.

 

La parte más difícil de hacer una promesa es cumplirla y mantenerla en el tiempo. 

Dice Seth Godin que hacer una promesa y mantenerla en el tiempo es una excelente manera de crear marca. Y tiene toda la razón

Sin embargo, hacer una promesa va más allá de decir yo hago esto y punto. Hacer una promesa a tu cliente es decirle tú vas a conseguir eso porque yo te voy a ayudar con esto que hago. 

Lo que dices debe ir siempre alineado con lo que haces. En eso consiste una promesa de marca. No vale decir que eres una marca ecológica, si luego tus prácticas y técnicas no lo son. 

¿Cómo puedes crear tu promesa de marca?

Para definir tu promesa de marca puedes utilizar la técnica o teoría de los 4 pilares.

1. El primer pilar es el del público objetivo: ¡a quién me dirijo?

2. El segundo pilar es el producto: ¿qué es lo que ofreces?

3. El tercer pilar lo conforma la manera de hacer el producto: ¿cómo lo haces?

4. El cuarto y último pilar es el valor: ¿por qué haces lo que haces?

Elemento 3: Lanza un buen gancho

Ya conocemos a nuestro cliente. También tenemos nuestra promesa bien definida. Es ahora ese momento en el que empieza lo bueno: ¡empezamos a crear nuestra historia!

 

El comienzo es siempre la parte más importante del trabajo. Y cuando se trata de comunicación se convierte en todo un desafío.

Platón.

Resulta que nuestra capacidad de atención en los últimos años se ha visto reducida de 8 a 12 segundos según un estudio de Microsoft que data del 2015. Seguramente ahora esté por 5 o incluso menos. Así que crear un buen gancho es esencial para llamar la atención de tu audiencia.

¿Cómo puedes crear un buen gancho?

1. Empieza con algo inesperado. Comienza tu historia con algo que la gente no espere de ti. Algo inusual como… Soy una croqueta. Se me acaba de ocurrir (bueno, el día que grabé el vídeo que explica todo esto y que puedes ver aquí).Quizá es un inicio algo shocking. Sin embargo, si ofreces los argumentos necesarios y consigues explicar un aspecto complejo de ti o de tus servicios con esta declaración tan simple de soy una croqueta, te habrás ganado la atención de tu audiencia.

2. Empieza describiendo bien la escena apelando a los sentidos.  Si, por ejemplo, tu negocio es una cafetería puedes empezar a contar una historia que suceda en dicha cafetería. Empieza describiendo el aroma, ese olor a tostado, caramelo y tierra… ¿Entiendes lo que te digo? Despierta la imaginación sensorial del que te está leyendo o escuchando. Esta es una manera de introducir a tu audiencia en la historia.

3. Empieza en medio de la acción. Como esas películas de acción que empiezan con tiroteos y persecuciones, tú también puedes usar este gancho en tus historias. Haz que la gente se quede contigo preguntándose: ¿qué es lo que está pasando?

Elemento 4: Plantea un conflicto

Digan lo que digan sin este elemento no hay historia. 

¿Cómo puedes crear conflicto en tus historias? O si quieres formulamos la pregunta de otra manera: ¿cómo puedes identificar historias que merezcan la pena? 

Es muy simple

 

El conflicto nace cuando el protagonista tiene un deseo y existe un obstáculo que le impide conseguir dicho deseo.

¿Qué tipos de conflicto se pueden plantear en una historia?

Yo los resumo en tres:

1. El conflicto de persona contra sí misma. Se trata de un conflicto interior y personal. Lo puedes plasmar en una historia en la que expliques tu experiencia sufriendo el síndrome del impostor y cómo manejas esa sensación en tu trabajo.

2. El conflicto de persona contra persona. Es un conflicto externo entre dos personas. Lo podemos ver en las películas del oeste en las que dos vaqueros en el tiroteo final compiten a muerte el uno contra el otro.

3. El conflicto de persona contra fuerza mayor. Un conflicto externo en el que el protagonista lucha contra fuerzas fuera de su control. Puede ser un desastre natural como una fuerte tormenta o contra la sociedad y el sistema

 

Elemento 5: Regala un gran final

Y para agradecer a tu audiencia, la cual ha estado ahí acompañándote durante todo este viaje, regala un gran final. Puede ser una lección, una moraleja, un mensaje inspirador… Sea lo que sea que quieras compartir, comunica algo que haga sentir.

La gente olvidará lo que dijiste, lo que hiciste, pero nunca olvidará lo que le hiciste sentir.

Maya Angelou.

¿Cómo puedes crear una gran final?

1.Final feliz.  Es ese final que ata todos los cabos sueltos y nos deja con un buen sabor de boca. El final favorito de Disney y el de todos. El que termina con esa frase tan famosa de : vivieron felices y comieron perdices.

2.Final no resuelto. Se utiliza mucho cuando tienes una serie de posts y tu intención es crear expectación. Por ejemplo, puedes crear un primer post donde planteas una incognita que finalmente acabas resolviendo en un segundo o un tercero. Todo depende del grado de expectación que quieras crear.

3.Final inesperado. al igual que puedes empezar historias de manera inesperada puedes terminar historias de manera inesperada. Es de esos finales que nos llegan a sorprender mostrando que nada era como pensábamos. 

Bonus: Llama a la acción

Y para terminar tus historias de manera redonda necesitas una llamada  a la acción.

Cuanto más fácil sea dar el siguiente paso, más personas lo darán.

Kyle Martins.

Y para terminar tus historias de manera redonda necesitas una llamada  a la acción.

Hay muchos tipos de llamada a la acción. Aquí te comparto tres:

1.La orden. Es un verbo en imperativo y que te anima a hacer algo como descarga el ebook aquí.

2.La pregunta abierta. Se trata de conseguir que tu audiencia aporte valor a tu publicación, comparta su opinión sobre algo. Por ejemplo,  ¿cuál es tu producto favorito? ¿qué te parece este producto? 

3.La pregunta cerrada. Trata de ponérselo fácil a la audiencia.  Requiere un esfuerzo mínimo para que los usuarios respondan sí o no. Por ejemplo, ¿te gustó mi último artículo sobre cómo encontrar tu propósito de marca?

Y hasta aquí la fórmula de storytelling. ¿Preparad@ para atraer, inspirar e impactar con tu marca a través de las historias?

Scroll Up
error: Content is protected !!